El padre de una de las presuntas víctimas del profesor del Valdeluz acusa al colegio de tapar los abusos

[Cortesia de El Mundo: http://www.elmundo.es/madrid/2018/05/21/5b02a67122601d0d0e8b4599.html]

Mayo 21/2018

 

Fueron unas navidades duras en la familia Rodríguez. Tras notar los padres que su hija, menor de edad, tenía un trastorno alimenticio, decidieron hablar con ella hasta que les confesó todo. Andrés Díez, profesor de Religión, Música y Ética del colegio Valdeluz había abusado de ella según confesó la chica, hoy mayor de edad. La primera acción que realizaron fue sacar a su hija de todas las actividades que tenía con el docente, principalmente en la escuela de música a la que acudía tras sus clases y donde, presuntamente, Díez había cometido más abusos.

Posteriormente, Javier Rodríguez, padre de la joven, fue al colegio a poner en conocimiento estos hechos a la tutora. “No me creo que ella no se lo dijera a nadie”, expresaba esta mañana frente a la Audiencia Provincial de Madrid donde, a escasos metros, comenzaba el juicio contra Andrés Díez por abusos sexuales a 14 menores. El ex director del colegio Valdeluz Eustaquio I. y el anterior jefe de estudios Juan José C. habían resultado absueltos en la instrucción por no impedir estos presuntos abusos sexuales. “La tónica general del colegio era tapar las cosas raras que pudieran pasar”, declaraba Rodríguez, descontento con la decisión judicial.

Pese a la gravedad de la confesión, los padres de la menor decidieron no denunciar porque “presentarse como única acusación ante un tribunal podría ser devastador para ella en el colegio”, manifestaba Rodríguez. Hasta que, a principios de 2014, otra chica, también presunta víctima de Díez, puso en conocimiento del centro y de los padres lo ocurrido. “¿Fue Andrés, verdad?”, decía el padre que le aseguró a otra compañera.

14 víctimas en una década

Así fueron acumulándose denuncias de varias jóvenes que estaban o habían estado en el colegio en un período que comprendía una década, de 2004 a 2014. En total son 14 las personadas en una causa en las que tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares piden 69 años de prisión para el docente. “Me da igual que sean 60,70 o 120 años, lo bueno es que entre en prisión de una vez y que cumpla lo que le pongan”, manifestaba el padre sobre la libertad condicional en la que se encuentra el acusado.

Andrés Díez pasó 2 meses en prisión preventiva, de febrero a abril de 2014, hasta que el juzgado de instrucción le permitió salir bajo fianza. En ese período que pasó en Soto del Real sufrió un episodio depresivo que le mantuvo ingresado varios días en la enfermería del centro y con vigilancia las 24 horas. “Este hombre era el alma del colegio, asistía a todas las fiestas, comuniones,… era la persona más querida del colegio”, comentaba el padre de una de sus víctimas.

El profesor, según el informe de la Fiscalía, “aprovechando su situación de docente sobre las menores” y “siempre con la intención de satisfacer su deseo sexual” fue desplegando conductas sobre las menores “que comenzaban con besos en las mejillas y abrazos”. Posteriormente, fue aumentando “hasta llegar a tocamientos de los senos, los glúteos y la zona vaginal”. Incluso, añade la Fiscalía, les incitaba a que le tocaran sus genitales “llegando en algún caso concreto a introducir sus dedos en la vagina de las menores”.

El juicio, por acuerdo entre las partes, se está celebrando a puerta cerrada en la Audiencia Provincial de Madrid. “Me da igual que le hagan la pena del “paseíllo” o no”, comentaba el padre de una denunciante que hoy, según confesaba, “se encuentra bien y sólo espera que le condenen”.

Además, de los delitos penales, el colegio de Valdeluz sigue presente en la causa como responsable subsidiario civil de los hechos. La Fiscalía pide una indemnización al colegio y a Mapfre, su aseguradora, el pago de 270.000 euros a siete menores por los daños morales ocasionados. Asimismo, reclama por idéntico concepto otros 240.000 euros al procesado y a la Academia Melodía Siglo XXI.

El abogado del centro, Jesús Mandri, aseguraba antes de entrar a la sala de vistas que “no procedía puesto que los abusos se habían producido en el exterior del centro” y recordaba que, como quedó acreditado en la instrucción, “el colegio no tenía conocimiento de lo ocurrido”. El padre de una de las víctimas le respondía ante los medios que “le consta personalmente que lo sabían” pero que, a su juicio, “en lugar de tomar medidas era más cómodo esto”. “Era mejor tener a un señor 20 años en contacto con tus hijos y haciendo lo que le ha dado la gana…mucho más cómodo”, concluía.

Información de contacto

P.O. Box 9675
Washington, DC 20016
+1 (202) 747-0876
info@arcadiafoundation.org

4 months ago
Arcadia Foundation exige a Bachelet que incluya el asesinato de Acosta Arévalo en el informe del #5Jul https://t.co/FWyFuj3oPZ
SiteLock

Copyright 2007-2017 FUNDACIÓN ARCADIA ©  Todos los derechos reservados

Share This