Médicos sin Fronteras: La dramática situación de los venezolanos desplazados que luchan por sobrevivir en el norte de Brasil

Cortesía de La Patilla: [https://www.lapatilla.com/2019/08/15/medicos-sin-fronteras-la-dramatica-situacion-de-los-venezolanos-desplazados-que-luchan-por-sobrevivir-en-el-norte-de-brasil/]

Agosto 15 del 2019

 

Miles de personas que huyeron de la crisis en curso en Venezuela ahora viven en condiciones precarias y tienen dificultades para acceder a la atención médica en el estado brasileño de Roraima, reporta la ONG Médicos sin Fronteras en un nota publicada en su portal web.

Por DMB | lapatilla.com

El estado norteño de Roraima es la principal puerta de entrada a Brasil para los venezolanos que huyen de la crisis económica, política y social en curso en su país. La afluencia de migrantes y solicitantes de asilo a Brasil ha aumentado dramáticamente desde 2017. Actualmente, alrededor de 600 venezolanos ingresan a Roraima todos los días.

 

Estimaciones informales reportan alrededor de 100.000 venezolanos en Roraima, una quinta parte de la población total del estado. Según cifras oficiales, alrededor de 40.000 migrantes y solicitantes de asilo ahora viven en la capital del estado, Boa Vista.

La mayoría vive en condiciones difíciles. Roraima tiene la economía menos desarrollada en Brasil y un sistema de salud frágil que carece de médicos y suministros médicos esenciales. Como resultado, la infraestructura del estado está luchando para hacer frente a esta gran afluencia de venezolanos.

Viviendo en las calles

Los 13 refugios oficiales de Roraima están abarrotados y albergan a unas 6.000 personas en total. La mitad son niños, ya que la mayoría de los venezolanos que vinieron a Brasil trajeron a sus familias con ellos. Muchos más viven fuera de los refugios, en edificios mal mantenidos o abandonados sin electricidad ni agua, o en las calles. Solo en Boa Vista, unos 23.000 venezolanos viven actualmente en edificios dañados y más de 3.000 viven en la calle.

 

Las dificultades que enfrentan los migrantes y los solicitantes de asilo que no están alojados en refugios tienen un impacto directo en su salud. “Tratamos afecciones relacionadas con la falta de higiene y saneamiento, como la diarrea“, dijo la doctora de MSF Mariana Valente, que trabaja en un centro de salud administrado por el municipio de Boa Vista en el distrito 13 de Setembro. “También hay muchas personas con síntomas de gripe, neumonía, sinusitis y otitis [infección del oído]. Los parásitos intestinales y la sarna también son comunes “.

Necesidades humanitarias y médicas de migrantes venezolanos y solicitantes de asilo en el estado de Roraima, Brasil 

Una mujer venezolana con sus hijos durante una consulta médica con la doctora de MSF Mariana Valente.
Brasil 2019 © Victoria Servilhano / MSF

 

 

Muchas personas que viven en las calles de la ciudad encuentran refugio en un área detrás de la estación de autobuses de Boa Vista. Todos los días, cuando se pone el sol, más de mil migrantes y solicitantes de asilo establecen una pequeña “ciudad de carpas” en un área de techo abierto. Pocas personas poseen tiendas de campaña, pero el ejército brasileño las presta a los necesitados. No se proporcionan colchones, y las personas que no tienen uno duermen directamente en el suelo.

“Hay mucho polvo y agua sucia en este lugar, muchas cosas que nos enferman a nosotros y a nuestros hijos”, dijo Cezar Martínez, un hombre venezolano que pasa las noches cerca de la estación de autobuses con su esposa y sus tres hijos. Por la noche, las personas que se quedan allí también reciben comida gratis en una cafetería cerca del campamento. Sin embargo, el área debe estar despejada cada mañana a las 6:00 am. Solo las personas enfermas pueden permanecer allí durante el día.

Martínez dijo que, aunque la situación es difícil, se siente agradecido por todas las organizaciones y los brasileños comunes que están ayudando a su familia y a otros venezolanos.

Refugios estirados hasta el límite

Las condiciones de vida en los 13 refugios oficiales no son mucho mejores, particularmente en aquellos dedicados a albergar grupos indígenas: Janokoida, en la ciudad de Pacaraima, y Pintolandia, en Boa Vista.

En Pintolandia, más de 500 miembros del grupo étnico Warao y 30 miembros del grupo étnico E´ñepá viven en docenas de tiendas y cientos de hamacas. La mayoría de las hamacas se instalan en lo que solía ser una cancha de atletismo. El refugio está ubicado debajo del nivel de la calle; Una capa de grava cubre el suelo para evitar que se humedezca permanentemente. Pero cuando llega la lluvia, el área se inunda y las carpas, y las pocas pertenencias de los residentes, se empapan.

Necesidades humanitarias y médicas de migrantes venezolanos y solicitantes de asilo en el estado de Roraima, Brasil 

El refugio Pintolândia en Boa Vista.
 
Brasil 2019 © Victoria Servilhano / MSF

 

Israel, miembro del grupo Warao, estaba limpiando la tienda de campaña de su familia después de una inundación. “Llovió mucho el otro día”, dijo. “Los colchones y la ropa de los niños se mojaron mucho”.

“No solo el área puede inundarse fácilmente, sino que estamos en una región ecuatorial, por lo que llueve muy fuerte”, dijo Sara Lopes, una técnica de MSF de agua y saneamiento. “Parte de nuestro plan de drenaje se ejecutó, pero aún queda mucho por hacer”.

Por ahora, los puntos de agua en el refugio siguen siendo escasos. El agua utilizada para lavar ollas, sartenes y ropa debe llevarse desde afuera en cubos, y los inodoros con frecuencia están obstruidos. En la cocina común, la gente cocina a fuego abierto. Comen lo que se les da, generalmente carne de res y arroz. Pero incluso en la cocina, las condiciones sanitarias están lejos de ser óptimas. La humedad siempre presente y la falta de higiene aumentan el número de mosquitos y cucarachas, lo que puede conducir rápidamente a la propagación de la enfermedad.

Necesidades humanitarias y médicas de migrantes venezolanos y solicitantes de asilo en el estado de Roraima, Brasil 

Aguas residuales al aire libre cerca del área utilizada para lavar ropa y platos en el refugio Pintolândia.
 
Brasil 2019 © Victoria Servilhano / MSF

 

Las personas en el refugio de Pintolandia enfrentan el desafío adicional de ser excluidas del programa de “interiorización” de Brasil, un esquema patrocinado por el gobierno y las Naciones Unidas que permite que los migrantes y solicitantes de asilo y sus familias sean transferidos voluntariamente a otras áreas del país. Los pueblos indígenas no son elegibles para el programa.

“Es como tomar un pájaro, ponerlo en una jaula y darle lo que no quiere”, dijo Delio Silva, miembro del grupo Warao que vive en Pintolandia. “Así es como viven los indígenas aquí”.

Necesidades humanitarias y médicas de migrantes venezolanos y solicitantes de asilo en el estado de Roraima, Brasil 

Delio Silva en el refugio Pintolândia.
 
Brasil 2019 © Victoria Servilhano / MSF

 

Atrapado en este limbo, algunos todavía hacen todo lo posible para mejorar sus condiciones y trabajan para llegar a fin de mes. Las mujeres fabrican y venden artesanías tejidas con fibra de buriti (una palmera local), mientras que los hombres recogen chatarra en las calles de Boa Vista. Utilizan el dinero para comprar alimentos para complementar su dieta, como verduras, pescado de río y harina.

Frente a un futuro incierto

Otros migrantes y solicitantes de asilo intentan seguir siendo positivos, a pesar de las adversidades diarias. “Tenía que hacer que mi familia entendiera que todo está bien”, dijo Ricardo Calzadía, quien ahora vive en el refugio Jardim Floresta con su esposa, Milagros, y su hija, Saraí. Él explicó con orgullo cómo pudo inscribir a su hija de ocho años en una escuela que está a una hora a pie del refugio. Hace el viaje diario, de ida y vuelta, con Saraí.

“Antes, solíamos comer, solo nosotros tres, en nuestra casa. Ahora compartimos una cafetería con otras 600 familias. También compartimos el baño con ellos ”, dijo Ricardo, otro venezolano que anteriormente podía permitirse una vida cómoda en casa. “La familia ha crecido. . . . A veces hay que mirar las cosas de manera positiva. Nos ayudará a seguir adelante “.

MSF lanzó actividades en el estado brasileño de Roraima a fines de 2018, brindando consultas médicas, asistencia de salud mental, asesoramiento técnico sobre agua y saneamiento, y actividades de promoción de la salud.

Información de contacto

P.O. Box 9675
Washington, DC 20016
+1 (202) 747-0876
info@arcadiafoundation.org

4 months ago
Arcadia Foundation exige a Bachelet que incluya el asesinato de Acosta Arévalo en el informe del #5Jul https://t.co/FWyFuj3oPZ
SiteLock

Copyright 2007-2017 FUNDACIÓN ARCADIA ©  Todos los derechos reservados

Share This