Para la diáspora venezolana, el apagón ha sido no tener noticias de casa

[Cortesía de: La Patilla https://www.lapatilla.com/2019/03/08/para-la-diaspora-venezolana-el-apagon-ha-sido-no-tener-noticias-de-casa/]

Marzo 08/2019

Hoy me levante al silencio. Después de un rápido vistazo a mi teléfono celular, mi estómago se revolvió: No hay mensajes. Cuando el hogar es Venezuela, la ausencia nunca significa normalidad. Actualicé frenéticamente Twitter e Instagram, y todo lo que encontré fue que mis compañeros de la diáspora se volvieron locos.

Por: Astrid Cantor / caracaschronicles.com

“Es un apagón a nivel nacional”.

Sabíamos que este día podría llegar, lo hemos temido desde hace mucho tiempo. Los expertos han estado advirtiendo sobre el inminente colapso del sistema eléctrico durante años, ¿pero es esto finalmente?

Si viene de un país en el que tiene que notificar a sus familiares y amigos que llegó a casa de manera segura, lo que significa que no fue asaltado o asesinado, el registro es obligatorio. La falta de noticias de Venezuela es siempre, sin excepción, impuesta por las circunstancias.

Representar los peores escenarios está tan impreso en nuestra psiquis que casi no se encontrará con un venezolano que no esté preocupado por algo. Las preocupaciones de la diáspora casi no tienen empatía porque son sobre todo cosas que todo el mundo da por sentado. Claro, tener a tu familia desmembrada por una dictadura no es algo con lo que todos puedan relacionarse. Pero hoy lo vi claramente, lo que sentimos solo puede compararse con uno de nuestros miedos más primarios y primitivos como seres humanos.

“¿Qué pasa si algo le pasa a mi mamá o papá?”

AME4378. CARACAS (VENEZUELA), 08/03/2019.- Venezolanos usan diferentes medios de transporte durante el apagón eléctrico en Caracas (Venezuela). El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó hoy, viernes la suspensión de la jornada laboral tanto en el sector público como privado y de las clases escolares, como consecuencia del apagón que afecta a varios estados del país y a la capital desde hace horas. EFE/RAYNER PEÑA

Esa pregunta en sí mismo enviará escalofríos por su columna vertebral. Es algo con lo que todos nos podemos relacionar, y es exactamente la pregunta que hoy nos hace pensar.

¿Y si algo malo le pasa a mi familia? ¿Qué pasa si algo malo está sucediendo y no puedo hacer nada al respecto? ¿Cómo voy a saber de ellos?

Solo le tomó un minuto en Twitter encontrar noticias de personas que murieron en Venezuela como consecuencia directa del apagón.

Recién nacidos prematuros en sus incubadoras, pacientes en la UCI que necesitan asistencia respiratoria, quimioterapia y vacunas, cirugías para salvar vidas, alimentos perecederos, agua corriente, comunicaciones, etc. Sin energía, todo lo anterior está en riesgo. ¿Qué podría ser peor para un país cuyos niños están enfermos y hambrientos de más de catorce horas de oscuridad total?

Imagina que no tienes agua corriente ni electricidad durante tanto tiempo. Imagínese sacrificando su vida por unos pocos dólares al mes, luchando todos los días para conseguir comida y otros bienes solo para que se desperdicien porque resulta que el refrigerador se apagó por la incompetencia de una dictadura.

En este mismo momento, cientos de hospitales y sus pacientes son víctimas indefensas del corte de energía. Los bebés venezolanos están naciendo en la oscuridad. Y me atrevo a decir que, lamentablemente, hoy es solo otro día en el que se perderán vidas que podrían salvarse debido al régimen venezolano. Los ventiladores están apagados, la gente está embolsando a sus seres queridos en UCI y NICU en todo el país, tratando de mantener las manos de la muerte lejos de ellos.

Cientos de kilómetros de distancia, la diáspora se deja maravillar. Me encuentro reviviendo los muchos apagones que soporté. Sé a ciencia cierta que después de siete horas de maldecir en las sombras, es muy fácil volverse loco. “¿Estamos en medio de un golpe de estado?” “¿Volveremos a tener poder de nuevo?” “¿Esto está sucediendo en todo el país?” “¿Qué demonios está pasando?”

Anthonella Peralta mira las fotos enviadas por su madre Yusmarlys Orozco, quien vive en República Dominicana, en el teléfono de la abuela Aura, en su casa en el barrio de Cota 905 en Caracas, Venezuela, 18 de diciembre de 2018. Foto tomada el 18 de diciembre de 2018. REUTERS / Marco Bello

Mi familia no puede comunicarse entre sí. A pesar de que viven en la misma región, en un radio de 400 km, se conocen tan poco como nosotros y mi hermano (ambos en Europa) sabemos sobre ellos. Supongo que mi hermana está asustada, sola, en una ciudad que no es la suya, porque probablemente no tiene idea de cómo está lidiando mi padre con la ansiedad de estar en la oscuridad y el calor durante tanto tiempo. Mi madre probablemente ya se esté volviendo loca, preguntándose si está bien o no, muriendo por avisarnos que está bien.

Mi hermano y yo estamos seguros de que los tres están atravesando el infierno. Y no hay nada que podamos hacer al respecto.

La diáspora está acostumbrada a la frustración: no obtener lo que esperábamos fue la razón por la que nos fuimos en primer lugar. Para nuestra incredulidad, los problemas que esperábamos resolver al irnos, como ayudar a nuestra familia a vivir mejor a través de las remesas, se quedaron cortos: no hay nada que podamos hacer contra un apagón masivo. En días como hoy, la frustración se convierte en dolor. La mayoría de nosotros no tenemos idea del paradero de nuestra familia y amigos. La carga de preocuparse tiene un costo, pero una cosa es segura: nunca dejaremos de preocuparnos, y no olvidaremos quién es el responsable de esto.

 

Contact Info

P.O. Box 9675
Washington, DC 20016
+1 (202) 747-0876
info@arcadiafoundation.org

SiteLock

Copyright 2007-2017 ARCADIA FOUNDATION ©  All Rights Reserved

Share This