Arcadia señala ahora a Chimirri

[Cortesía de La Prensa]: http://www.laprensa.hn/honduras/673952-97/arcadia-se%C3%B1ala-ahora-a-chimirri

Septiembre 07/2007

 

Tras denunciar una posible participación de la compañía Cable Color en el tráfico gris de llamadas en aparente confabulación con Hondutel, el vicepresidente de la Fundación Arcadia, Robert Carmona-Borjas, reveló que la empresa Inversiones Chicas, Inverchicas, propiedad del gerente de Hondutel, Marcelo Chimirri, recibió millonarias y sospechosas transferencias de dos empresas de telecomunicaciones de Estados Unidos.

Carmona-Borjas señaló que esas transacciones, a favor de Inverchicas, serían violatorias de las leyes anticorrupción estadounidenses.

El primer giro de unos 9,900 dólares fue realizado el 29 de agosto de 2006 por la compañía Huntington Telecom Corp. El 19 de septiembre del mismo año, Servicios Ipsa mandó 61,099 dólares a Inverchicas, según un informe de la Fundación Arcadia.

Los operaciones bancarias, que ascienden a 1.4 millones de lempiras, se realizaron en la cuenta en dólares de Banco Atlántida número 1201587373, de acuerdo a los datos proporcionados por Carmona.

Llama la atención que estas dos empresas son carriers que tienen suscritos contratos con Hondutel para comercializar llamadas desde Estados Unidos hacia Honduras.

Para Carmona es necesario investigar si tales transferencias son contrarias a la Convención del Combate del Soborno de los Funcionarios Públicos Extranjeros en las Transacciones Comerciales.

En el tiempo en que se hicieron los giros, Chimirri era subgerente de la estatal y coordinaba la Unidad Antifraude, que persigue empresas dedicadas al tráfico gris.

“Habría que preguntarse cómo un funcionario público en funciones puede recibir, a través de su empresa, cantidades de dinero de empresas precisamente relacionadas con el sector que él mismo está trabajando para el Estado. Habría que preguntarse cuál ha sido la relación contractual o laboral que tanto el funcionario público como las empresas de telecomunicaciones extranjeras han tenido”.

Inverchicas fue creada el 9 de diciembre de 1998, según el registro mercantil 88, tomo 424, que hizo el notario Carlos Alfonso Castro y consta en el Instituto de la Propiedad. Esta sociedad se constituyó entre cuatro socios con 10 mil lempiras y se dedica a la “compraventa en general, renta de inmuebles, confección de ropa, alquiler y servicios de televisión por cable, importaciones y exportaciones de casas nacionales y extranjeras”, dice el informe de Arcadia. Según la primera denuncia de Arcadia, por medio de líneas telefónicas de Cable Color se efectuó el tráfico gris de llamadas, información que fue entregada a Hondutel para que procediera a investigar, pero no se hizo nada, contrario a otras sociedades vinculadas al ilícito que fueron desmanteladas. “¿Por qué no fue incautada?”, se preguntó Carmona-Borjas. Cable Color es propiedad de Jaime Rosenthal Oliva, padre del ministro de la Presidencia, Yani Rosenthal Hidalgo, pero el funcionario negó que desde el Poder Ejecutivo se proteja a la compañía para no ser investigada. En su defensa, Rosenthal Hidalgo acusó que esta denuncia es infundada y parte de una campaña para desprestigiar la precandidatura presidencial que piensa lanzar. Sin embargo, el vicepresidente de Arcadia dice que el informe sólo es el primero de varios que está por dar a conocer y que está en la disposición de compartir con la fiscalía y demás organismos contralores.

El gerente de Hondutel, Marcelo Chimirri, ha dicho que la denuncia de Arcadia no tiene fundamento porque lo hace por venganza, pues asegura que Carmona es accionista de una empresa que tiene una deuda de 500 mil lempiras con la estatal por el porcentaje que se cobra por transferir llamadas desde Estados Unidos a Honduras. No obstante, Carmona dice que quedó en mora con Hondutel porque esta institución no envió completa la factura con los detalles de números de minutos, cantidad de llamadas y lugar de destino y fechas de las mismas, datos que se ocupan para que puedan comparar con su contabilidad interna.

Para el directivo de la ong, este retraso se habría producido mientras borraban los registros de los minutos de la llamadas que comercializan algunos carriers, para que paguen menos porcentajes de sus ganancias. Es decir, se borraban las huellas del tráfico gris que desde Hondutel se apaña, expresó.

Chimirri apuntó: “Mire, yo creo que el señor Carmona es una persona que si ha tenido que abandonar su país para asilarse en otro es que está acostumbrado a hacer este tipo de daños. Habría que averiguar por qué ha sido perseguido en Venezuela. Sobre la deuda de 500 mil lempiras que la empresa de Carmona tiene con Hondutel dijo : “que se deje de sinvergüenzadas y que pague”.

Chimirri se defiende

Tegucigalpa. Tras señalar el martes en un programa de televisión nacional que iniciará acciones legales en contra del vicepresidente de la estadounidense Fundación Arcadia, Robert Carmona Borjas, y del prestigioso diario mexicano El Universal, por las denuncias de tráfico gris hechas esta semana, el gerente de Hondutel, Marcelo Chimirri, negó que su fortuna tenga un origen oscuro, aunque dijo que no sabía con precisión si dos empresas de Estados Unidos le trasfirieron 70 mil dólares a la empresa Inverchicas, de su propiedad, como lo asegura la Fundación Arcadia. “De repente no me extrañaría que algunas de ellas -empresas que posee- pueda haber recibido alguna transferencia del extranjero, pero tiene que estar documentado cuál fue el origen y destino, y eso no le veo yo…”

En su confusión, no sólo dice que no se acuerda de los giros, sino que Inverchicas tiene dos años de estar cerrada, aunque Arcadia muestra que las transferencias se hicieron hace menos de un año. Chimirri aseguró que tiene cinco empresas, pero que ninguna se dedica a las telecomunicaciones. Inverchicas ya no existe porque fue convertida en la empresa Telecolor. En el informe de Arcadia también se recomienda investigar los lujosos bienes que posee Chimirri, pero éste asegura que todo es fruto de 30 años de arduo trabajo. Chimirri se negó a decir a cuánto asciende su patrimonio, pero dice tener cinco carros de lujo, dos caballos pura sangre y una mansión en Valle de Ángeles.

Denuncias preocupan a presidenta de la CSJ

Tegucigalpa. La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Vilma Cecilia Morales, calificó como preocupantes las denuncias de presunto tráfico gris contra gente del actual Gobierno. Consultada sobre el tema, Morales consideró que “debiéramos pensar que sí pueden haber mayores repercusiones para el país. Tenemos una voz de alerta. Este tema proviene de una fundación vinculada al sistema americano”, señaló en referencia a un informe de la fundación estadounidense Arcadia, que revela las presuntas irregularidades en que habría incurrido la empresa Cable Color, propiedad de la familia del ministro Yani Rosenthal.

“Por tanto, tenemos una profunda preocupación”, agregó.

Morales señaló que han dicho y reiterado que no permitirán “seguir en este bolsón de consideraciones, de rechazo y de repudio porque no somos parte de la corrupción”.

“Hemos hecho lo que hemos podido, pero en el ámbito de nuestras facultades y atribuciones, damos cuenta clara y transparente de nuestro actuar. Yo no tengo nada de que rendirle cuentas a la sociedad, más que de mis atribuciones”, declaró a Radio América.

Información de contacto

P.O. Box 9675
Washington, DC 20016
+1 (202) 747-0876
info@arcadiafoundation.org

SiteLock

Copyright 2007-2020 FUNDACIÓN ARCADIA ©  Todos los derechos reservados

Share This