shutterstock_603381236ES
shutterstock_603381236ES

Misión

El objetivo no partidista de la Fundación Arcadia es crear conciencia acerca de la importancia de la democracia, el buen gobierno y las instituciones democráticas operativas. La Fundación busca asistir a los aspirantes a activistas políticos proporcionándoles un foro para hablar sobre la forma en que se los gobierna y a la vez brinda a estas personas la plataforma, las herramientas y la capacitación efectivamente para ayudarles a participar activamente en sus respectivas democracias.

Durante la última década, los reformistas del gobierno, la comunidad de ayuda internacional, los líderes de la sociedad civil y ciertamente, los inversionistas internacionales se han dado cuenta de que la buena gobernanza es crucial para la paz, la estabilidad y el desarrollo. Es vital para crear un ambiente propicio para la inversión. En los países en desarrollo, los donantes de ayuda consideran que dicha gobernanza es de fundamental importancia y que, canalizada adecuadamente, puede producir un cambio tangible en la forma en que las personas conviven y trabajan con sus gobiernos.

Hoy en día, existe una gran desconfianza y desilusión sobre muchos gobiernos de América Latina y África que dicen ser democráticos debido a que la "democracia" que han implementado no ha logrado el desarrollo económico de su ciudadanía ni el respeto de sus derechos humanos. Por el contrario, la corrupción y las violaciones a los derechos humanos son incontrolables y el respeto por las elecciones libres y justas está en entredicho. Esto, a su vez, merma la confianza de las personas en el proceso democrático, generando disturbios, crisis económicas, conflictos religiosos e incluso guerras civiles, ahogando finalmente la muy necesaria inversión que podría ayudar a fomentar la libre empresa y el crecimiento autónomo.

La Fundación Arcadia considera que la democracia y sus valores deben ser defendidos; de forma que mejore la participación democrática en las elecciones, se respeten los derechos humanos y se promueva el desarrollo económico, lo que en última instancia dará como resultado la paz y el impulso del potencial económico de la región.

Fortalecemos la separación de poderes, las libertades civiles, los derechos civiles, el estado de derecho y los derechos de las minorías, con el objetivo de hacer responsables de sus actos a aquellos gobiernos que carezcan de estos valores e ideales democráticos.

Esto requiere un enfoque en colaboración con el gobierno y los ciudadanos, el cual propiciamos en la consecución de objetivos políticos, económicos, culturales y sociales comunes.

La Fundación Arcadia diseña programas que aumentan la participación pública en el proceso de toma de decisiones, así como favorece el diálogo entre los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil y entre los organismos gubernamentales. Promovemos un foro transparente en línea en arcadiafoundation.org en el cual los aspirantes a activistas políticos pueden compartir artículos, videos y audios con profesores, politólogos y documentalistas; una comunidad diversa y afín en el deseo común de impulsar la receptividad, la transparencia y la responsabilidad del gobierno a nivel nacional y local.

Human rights 1

Derechos Humanos

Nuestro objetivo es garantizar que los gobiernos defiendan y respeten todos y cada uno de los derechos contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cualquier tipo de abuso, ya sea físico o psicológico, será abordado a cabalidad con toda nuestra atención.

Rule-of-law

Estado de Derecho

Todo gobierno está obligado a hacer cumplir las leyes de manera justa y efectiva. En consonancia con las directrices internacionales, Arcadia estimula a aquellos países con autonomía del poder judicial y con medios de comunicación independientes, lo cual se traduce en una sociedad civil informada y comprometida que, en última instancia, es clave para lograr el apego al principio de la legalidad. En consecuencia, la Fundación Arcadia promociona de forma sostenida la independencia judicial donde no existe; el fomento y respaldo del mandato judicial; el apoyo y construcción de la transparencia y rendición de cuentas, y el acceso a mecanismos de información. La Fundación Arcadia fomenta la creación de coaliciones, la denuncia de irregularidades y, en efecto, una mayor apertura de gobierno.

Icons of people with speech bubbles.  Vector illustration of a c

Sociedad Civil

Una conexión constructiva entre los ciudadanos y su gobierno es un ingrediente esencial de una democracia representativa; los ciudadanos deben expresar sus preocupaciones y los gobiernos deben escucharlos. Para ser exitosa, dicha democracia representativa debe estar compuesta por ciudadanos que conozcan sus derechos, responsabilidades y aporten una variedad de opiniones con apertura. La Fundación Arcadia fortalece la capacidad de las organizaciones de la sociedad civil para movilizar a los ciudadanos a la participación en la política democrática de una manera constructiva y eficaz. Nuestros programas de la sociedad civil impulsan a los ciudadanos a desarrollar iniciativas cívicas, abogar por el cambio y exigir responsabilidad del gobierno. Ofrecemos educación cívica a ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil en el mundo en desarrollo para aumentar su conocimiento y la capacidad de influir en sus sistemas políticos.

0315_electionguide_fullsize

Elecciones

La Fundación Arcadia brinda apoyo en planificación y administración de elecciones, en el desarrollo de leyes electorales y en educación electoral. La Fundación busca brindar transparencia tanto a observadores como a inversionistas al involucrar a la sociedad civil en este proceso (a través de la capacitación de observadores, las negociaciones con las comisiones electorales nacionales, etcétera). Además, incorporamos mecanismos contra el fraude. Hemos creado y cultivado sólidas relaciones con ONG internacionales en la protección de la democracia. Cuando corresponde, recibimos obsequios, fideicomisos, legados y fondos bien sea como beneficiarios o como agentes para mantener, administrar y distribuir dichos obsequios, fideicomisos, legados y fondos destinados a la consecución de los objetivos de activistas políticos y su trabajo.