Raquel Barreras, de 44 años y residente en Tucson (Arizona, EE.UU.) ha sido declarada culpable de asesinato en primer grado y abuso infantil tras ser acusada de matar de hambre a su hijo de tres años y ocultar su cuerpo en un baúl de juguetes.