El pueblo peruano ha dado muestra de una civilidad única en la región. Sin mayores traumas, la renuncia de PPK ha permitido el pase a un nuevo gobierno, cuando muchos esperaban que el parlamento y los partidos entrasen en una guerra sin sentido por el poder.